La intrépida aventura de Fena y los hermosos lugares que la inspiraron


Fena: Pirate Princess

 

Fena y su grupo de piratas ninja han emprendido su aventura con nosotros durante las últimas semanas, y en cada capítulo su viaje los ha llevado a un lugar nuevo y emocionante para que podamos experimentar con ellos. Pero a pesar de toda la intriga sobre el pasado de Fena y el disfrute que nos dan estos personajes en sus interacciones entre sí, a medida que se convierten en un equipo cada vez más unido en busca de respuestas, a veces parece que los lugares que visitan (y su variedad) se roban el show.

 

Y quizá hay una razón para eso. Como admitió el equipo de producción durante un panel de Fena: Pirate Princess en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy en Francia, el concepto inicial de la serie surgió del deseo de contar una historia fantástica sobre la historia mundial y una época en la que tanto los piratas como los samuráis fueron prominentes, sin convertirlo en una aburrida clase de historia.

 

Tras el final de la era Sengoku en 1615, Japón entró en un período de paz y prosperidad de dos siglos, aislado del resto del mundo, donde la economía nacional floreció y se produjeron enormes avances en la cultura y la tecnología. Sin embargo, la paz tuvo consecuencias: sin guerras, muchos samuráis perdieron sus trabajos. Si bien muchos encontraron nuevos trabajos en casa, otros se fueron al extranjero a lugares como Tailandia y los Países Bajos para convertirse en mercenarios. Intrigado por este hecho poco conocido, el director de la serie Kazuto Nakazawa pensó que sería divertido mezclar el ajuste de los samuráis a sus nuevos roles en el Japón posterior a la era Sengoku con los piratas, que también fueron prominentes durante esa época.

 

 

Fena: Pirate Princess

 

El elemento de fantasía, por su parte, surgió del deseo de verse amarrados por la precisión histórica, y esto se extendió a los lugares en los que se desarrolla la serie. Si bien no hay una ciudad o país en la vida real llamado Shangri-La, cada nación y ciudad de la serie tiene su base en un lugar real y el equipo realizó un extenso viaje de búsqueda de ubicaciones a lugares como Croacia y Escocia para ayudar en la creación de los fantásticos escenarios del anime.

 

¡Echemos un vistazo a cada uno de los lugares que Fena y su equipo visitaron en los primero episodios de su viaje y señalemos sus inspiraciones del mundo real!

 

Episodio 1: Shangri-La - Glasgow y Edinburgo, Escocia

 

Shangri-La in Fena: Pirate Princess

 

En 2018, el director de la serie Fena: Pirate Princess, Kazuto Nakazawa, fue invitado al festival de cine Scotland Loves Anime para celebrar una proyección previa de su serie original B: The Beginning, que se emitió en Netflix. Al director pareció gustarle lo que vio en su visita al Reino Unido, ya que admitió durante el mencionado panel de Annecy que Glasgow (y su ciudad vecina, Edimburgo) eran dos lugares que el equipo visitó cuando buscaba inspiración para el anime.

 

Esta inspiración se vuelve evidente cuando tomas nota de las calles adoquinadas de Shangri-La y su uso de los castillos como una presencia imponente sobre el lugar al que Fena llama hogar. Puedes ver similitudes entre este castillo y el Castillo de Edimburgo, una estructura que resalta en la ciudad, que como la de Fena, está protegida por muros que evitan nadie intente entrar (o salir). La única diferencia es que, si bien ambas ciudades reales están ubicadas cerca de un río o de agua, no están rodeados por todos lados como Shangri-La.

 

Episodio 2: Isla Goblin – Japón

 

Goblin Island in Fena: Pirate Princess

 

Probablemente no necesitaban que les dijeramos que el Episodio 2 está inspirado en el Japón histórico, considerando que la tripulación de Fena y las personas que la ayudaron en su escape de Shangri-La se vuelven a reunir aquí después de su atrevido plan de rescate. Puedes ver estas inspiraciones en todas partes. Cuando Fena conoce a Yukihisa Sanada, están sentados en tatamis en una casa tradicional japonesa, y las calles recuerdan al Japón anterior a la era Meiji.

 

Evitar la presión de crear un escenario completamente nuevo y basar el episodio en un lugar más familiar para el equipo que los que vemos en otros episodios, es beneficioso en este momento crucial de la historia. Para un episodio que está notablemente cargado de exposición, mantener el escenario lo más simple posible permite que la historia y no el escenario, ocupen el centro de atención.

 

Episodio 3: Bar-Baral - Dubrovnik, Croacia

 

Bar-Baral in Fena: Pirate Princess

 

Es un poco más difícil precisar las inspiraciones exactas detrás de la Ciudad Libre de Bar-Baral, más allá de su arquitectura claramente europea; pero esto es exactamente lo que pretendía Nakazawa cuando expresó su deseo de ir por la fantasía y las cosas geniales por encima de la precisión clínica. Lo que hace que las influencias sean difíciles de precisar es el hecho que la arquitectura de muchas de las principales ciudades europeas tiene influencias compartidas, en parte gracias a la conquista romana de gran parte de Europa y más allá hasta el siglo XII y las ideas arquitectónicas góticas que le siguieron.

 

Las calles utilizadas para este crisol de ciudad parecen estar influenciadas por grandes ciudades europeas como Estocolmo en Suecia y Bruselas en Bélgica. Estocolmo está situada en el agua cerca de la costa sueca y también fue una inspiración para la ciudad que aparece en Kiki’s Delivery Service. Sin embargo, teniendo en cuenta la ubicación costera de la ciudad y el hecho de que el equipo destacó su visita a la ciudad durante la exploración de ubicaciones (algo evidente en la atención al detalle en las escenas que tienen lugar en las calles), la ciudad croata de Dubrovnik parece ser la principal inspiración de la ciudad.
 

 

Episodio 4: Libar-Oberstein - Holanda y Alemania

 

Libar-Oberstein in Fena: Pirate Princess

 

Libar-Oberstein se destaca como un lugar mucho más rural y tranquilo en comparación con los bulliciosos pueblos y ciudades de episodios anteriores. Rodeado de altas montañas y una exuberante vegetación por donde mires, también es posiblemente uno de los escenarios más bonitos de la serie hasta la fecha. Con los prominentes molinos de viento, ruedas hidráulicas y los campos abiertos del pueblo, el punto de inspiración más obvio serían los Países Bajos. Por supuesto, los Países Bajos son mucho menos montañosos que Libar-Oberstein, por lo que la comparación no es una ciencia exacta, aunque las similitudes son asombrosas. También está la ciudad de Idar-Oberstein en Alemania que, aunque está más urbanizada, ciertamente no es muy diferente del lugar donde la tripulación atraca en su viaje para consultar al Burgomaestre sobre su misteriosa roca.


Lo que queda claro en cada parada del viaje en los distintos episodios, es cuan variados y únicos son los escenarios de cada uno, que constantemente nos arrojan nuevas sorpresas y demuestran una dedicación admirable para crear escenarios cada vez más emocionantes y únicos para nuestra aventura. Es tan interesante ver a donde irá la tripulación en su viaje como aprender más sobre el pasado de Fena y su travesía.

 

¡Y seamos honestos! Si podemos ver un anime sobre piratas ninja-samuráis y salir interesados por la geografía, ¡el equipo debe estar haciendo algo bien!

 

¿Cuál es tu lugar favorito en el viaje de Fena hasta ahora? ¡Puedes decirnos en los comentarios!

 


 

 

Alicia Haddick escribe artículos para Crunchyroll. Si no está viendo anime o demasiadas películas, probablemente esté tomando fotos con su cámara o escuchando a sus grupos de idols favoritos. Puedes encontrarle compartiendo sus otros trabajos sobre anime, juegos y películas, y divagando sobre casi cualquier cosa en su cuenta de Twitter @socialanigirl, o en Letterboxd. Traducción al español de Amílcar Trejo Mosquera. 

0 comentarios (comenta tú también, haz click aquí):

Publicar un comentario