OPINIÓN: ¡Exploremos el poder de la dinámica grupal de los Sombrero de Paja en One Piece!


Hola a todos y sean bienvenidos a Why It Works (Porqué funciona). Los que estamos al día con One Piece tenemos que resignarnos a solo pensar en la obra de Eiichiro Oda y reflexionar sobre los detalles particulares de la aventura de los Sombrero de Paja. En cambio, esto ha hecho que me maraville una vez más por el cómo, a pesar de que cada nueva isla que visitan tiene sus propios atractivos, al final de día es prácticamente imposible pasárselo mal con la tripulación de Monkey D. Luffy.

 

No necesito nuevas amenazas ni que tengan mucho en juego para disfrutar mi tiempo con este anime; ya es bastante recompensa solo pasar tiempo en el Sunny y tomarnos un descanso con la tripulación entre una aventura y otra. Este es el resultado natural del hecho que One Piece tenga un reparto central tan atractivo, pero más que eso, es debido a que ese reparto tiene una dinámica interna muy rica y diversa. 

 

One Piece

 

Uno de los mayores atractivos de One Piece es simplemente pasarse el rato con los Sombrero de Paja. En lugar de sentirse como pausas tonalmente disonantes en la acción de la serie, los momentos de paz en One Piece nos permiten tener un momento para respirar y reafirmar la confianza comunal que comparten los integrantes de la tripulación. Este atractivo también se traslada a los segmentos más llenos de acción. En este anime la simple idea de reunirse con los compañeros de tripulación puede servir como un auténtico gancho emocional; no es un simple “quiero ver a este personaje pelear”, sino un “quiero ver a mis amigos de nuevo”. 

 

Crear una dinámica como esa, donde las relaciones entre los personajes son tan atractivas que pueden ser en sí mismas motivo suficiente para invertir emocionalmente en la serie, es algo más fácil de decir que de hacer. Algunas series, incluso si son sobre un grupo, pueden estar construidas por partes que no tienen demasiada relación entre sí. Si la narrativa de la aventura está construida alrededor de un protagonista central puede ser fácil crear situaciones así. Cada uno de los integrantes que componen al grupo tendrá una dinámica clara con ese protagonista central, pero no necesariamente estarán compenetrados o tendrán una amistad con los demás miembros. En el peor de los casos, puede ser difícil imaginar que esos personajes secundarios dentro de un gran grupo siquiera compartan una conversación. 

 

One Piece

 

Esa camaradería natural entre los personajes en realidad requiere de una gran cantidad de esfuerzo narrativo a medida que profundizas en lo que motiva, entretiene o frustra a cada uno de ellos y vas encontrando formas distintivas en las que expresen sus personalidades hacia los otros. Esto también requiere de ritmo y paciencia, ya que debes espaciar la evolución de estas dinámicas en el tiempo, permitiendo que el reparto realmente se conozca entre sí. No quieres arriesgarte a crear una especia de “dinámica enlatada”, una relación entre los personajes que parece más una actuación que algo sincero (algo en lo que incluso One Piece se arriesga a caer con la simpleza de la dinámica entre Zoro y Sanji). En lugar de una forzada “introducción y gracia” para un chiste, lo que deseas es que los altos y bajos de la comedia emerjan de forma natural desde las perspectivas auténticas de los personajes. 

 

One Piece brilla en este proceso y aborda este potencial problema en una gran variedad de formas. En primer lugar, la relación entre Luffy y su tripulación tiene un giro unido en el concepto de liderazgo. Aunque los Sombrero de Paja creen en él, también sabe que tiene falta de criterio, que presta atención por poco tiempo y una tendencia a disparar primero y preguntar después. Debido a esto, hay cierto sentido de igualdad entre los miembros de la tripulación. Luffy no está “por encima” de sus amigos, y con frecuencia lo ponen en su sitio por sus decisiones más estúpidas. Pasa de ser la roca sobre la que se sostiene el grupo al atolondrado hermano pequeño, y encaja de forma igualmente natural en ambos roles, desmontando toda idea que se pueda tener de una cadena de mando oficial, debido a su movimiento fluido en esa escala. 

 

Otros integrantes de la tripulación desarrollan sus propios vínculos a lo largo de la obra, relaciones que ilustran sus respectivas personalidades, al tiempo que crean una dinámica única con el resto. La relación antagónica entre Zoro y Sanji puede pecar de repetitiva, pero esto es comprensible, tanto las cosas que les unen (un fuerte sentido de orgullo en sus capacidades de combate) como las cosas que les dividen (la obsesión marcial de uno contra la obsesión por las mujeres del otro) naturalmente provocan conflicto entre ellos. No es un antagonismo arbitrario asignado por Oda, es el resultado natural de dos personalidades similares pero diferentes que chocan. Cuando el conflicto entre dos personajes surge tan claramente de sus caracteres, se siendo mucho más sustancial y convincente. 

 

One Piece

 

Las rivalidades como la de Zoro y Sanji son muy típicas en un anime de acción, pero los protagonistas de One Piece poseen todo tipo de atractivas dinámicas. Mi relación favorita dentro de los Sombrero de Paja tiene que ser la de Usopp y Nami, dos personas naturalmente desconfiadas que se han convertido lenta e inevitablemente en mejores amigos. Rodeados por superhúmanos en un mundo aterrador, Usopp y Nami frecuentemente solo se tienen el uno al otro como alguien que entienda su estupor y sensación de “¿Te puedes creer esto?” cada vez que un nuevo cataclismo les amenaza.   Y como resultado de estos retos compartidos y cualidades comunes, se han convertido en un par confiable, incluso cuando la acción se detiene. La amistas de ellos dos se siente como un reflejo natural de sus personalidades y como algo que se han ganado a pulso por sus experiencias compartidas, al tiempo que también sirve como una refrescante amistad entre hombre y mujer sin ningún bagaje romántico. 

 

Con su alineación que abarca desde el infantil doctor Chopper al veterano de guerra Jimbei, los Sombrero de Paja pueden sentirse con frecuencia como una familia multigeneracional, más que como un grupo de guerreros iguales. Y la tripulación actúa como tal; mientras que personajes como Franky y Usopp trabajan para impresionar a su hermano menor con sus invenciones, la reservada Robin es feliz relajándose en la cubierta, quizás compartiendo algún pensamiento ocioso con el igualmente reservado Zoro. La dinámica de grupo de estos piratas se siente tanto como un claro reflejo de sus personalidades fundamentales, que cuando Jimbei se une al grupo, una de las primeras cosas que pensé fue: “Ah, qué bien, ahora Robin tendrá alguien más con quien hablar”. Y en efecto, en pocos minutos de su aceptación formal como integrante del grupo, ambos ya estaban haciendo migas. 
 

 

One Piece

 

A pesar de que esta historia contiene algunas de las aventuras más ambiciosas y emocionantes en el mundo del anime, su verdadera arma secreta es que no necesita de emociones fuertes para ser un viaje encantador. Incluso los momentos de paz son un tesoro, una verdad ejemplificada por las frecuentes ilustraciones a doble página del grupo pasándoselo bien juntos. Por supuesto, son esas aventuras salvajes las que hacen que sea más satisfactorio nuestro entendimiento del amor mutuo que comparte esta rara familia, conforme se impulsan a superar sus límites para asegurarse de que todos volverán a casa juntos. A pesar de que es sencillo dar todo esto por sentado, One Piece realmente se eleva por las distintivas relaciones interpersonales y la familia que forman estos piratas. Después de todo ¿Qué sentido tiene irse de aventuras sin tener a buenos amigos con los que compartirlas? 

 


 

 

Why it Works (Por qué funciona) es una columna de Nick Creamer, quien ha escrito de dibujos animados por muchos años y siempre está listo para llorar por Madoka. Pueden encontrar más de su trabajo en su blog Wrong Every Time, o seguirlo en Twitter. Adaptación al español de Amílcar Trejo Mosquera.

0 comentarios (comenta tú también, haz click aquí):

Publicar un comentario