Shueisha pierde apelación por los derechos de diseños de los trajes de Tanjiro, Nezuko y Zenitsu


Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba

 

Shueisha se encuentra inmersa en una batalla legal por los derechos de autor sobre los patrones de la ropa de los protagonistas de Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba, y la están perdiendo. Su más reciente apelación para proteger los icónicos patrones de los haoris de Tanjiro y Zenitsu y del kimono de Nezuko fue rechazada, luego que la Oficina de Patentes de Japón se rehusara a otorgarles los derechos. 

 

De acuerdo al ente gubernamental “ninguna parte de la composición (de los diseños) es suficientemente distintiva para ser identificable por sí misma”. 

 

En principio Shueisha intentó registrar seis diseños de Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba, incluyendo los de Tanjiro, Nezuko, Zenitsu, Tomioka, Shinobu y Rengoku. En el caso de los tres Pilares no hubo problema y se les concedió la patente. Sin embargo, el de los otros tres personajes les fue negado. 

 

Este es el diseño en cuestión:

Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba

 

Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba

 

Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba

 

Shueisha apeló el 6 de julio citando el “borde negro” y el hecho de que “no son solo cuadrados, sino rectángulos” como distinciones en el uso tradicional decorativo de los patrones. Estos alegatos no fueron suficientes para convencer al comité que concluyó que “una línea negra puede ser vista en la parte externa del cuadrado, pero la línea es difícil de reconocer de un vistazo, porque no tiene un margen externo en el borde” y reafirmó que “no hay partes distintivas que sirvan para distinguirlo de otros productos”. 

 

 

Originalmente el intento de registrar los derechos fue rechazado porque el diseño a cuadros del haori de Tanjiro ha sido utilizado desde al menos el periodo Edo. La oficina utilizó imágenes del siglo XVIII del traje del actor de kabuki Sanogawa Ichimatsu como un ejemplo de su uso histórico. 

 

Por su parte, el diseño del patrón de Nezuko se asemeja al de asanoha, un diseño que representa a las hojas de cáñamo y que se ha usado en ropa japonesa porque se dice que sirve para alejar el mal. Este uso data del periodo Heian y es común en kimonos para niños pequeños. Por su parte, el diseño de Zenitsu fue considerado como simples triángulos que no son distintivos.  


Shueisha tiene tres meses para presentar una nueva apelación a la decisión del pasado 24 de septiembre y llevar el caso ante el comisionado de la oficina de patentes. Esta sería su última oportunidad de conseguir una decisión favorable. 

 

Fuente: Huffington Post Japan

 


 

 

0 comentarios (comenta tú también, haz click aquí):

Publicar un comentario