Openings y endings de Mob Psycho 100 son obras de arte atemporales


 

Desde su debut en el verano de 2016, Mob Psycho 100 se ha hecho conocido como una potencia de animación. Desde un espectáculo vertiginoso hasta reacciones emotivas, la serie puede ser francamente hermosa a veces, ya que canaliza la rareza humana inherente del material de origen en una forma de anime que debes ver. Esto se traslada a su colección de openings y endings, que sirven como una especie de apéndice para la franquicia: funcionan en sincronía con las fortalezas del programa en sí, proporcionando una configuración para su tono y temática.

 

 

 

 

Esto es quizás más evidente en "99", el primer opening de Mob Choir. Cualquiera que haya visto el programa sabe lo que significa el conteo de números similar a un canto, pero mientras esto sucede, las imágenes del propio opening (OP) solo se vuelven más extravagantes y abstractas.

 

Lo que comienza con personajes que simplemente pasan caminando o aparecen en tomas del establecimiento se desenreda en una mutación rápida, reflejando el ascenso de Mob hacia la revelación hipercinética de su poder más fuerte cuando llega a 100.

 

 

 

 

Casi como para contrarrestar el OP, el primer ending (ED), configurado en "Refrain Boy" por ALL OFF, es moderado mientras relata el ritual matutino de Reigen en una instantánea casual. Si el OP pinta Mob Psycho 100 a través del surrealismo, entonces "Refrain Boy" es puro impresionismo, no solo en sus pinceladas e iluminación, sino en la importancia que le da a su tema suave.

 

Es perfecto para la serie, un programa que combina la grandeza de la acción sobrenatural con las queridas conexiones entre sus personajes inadaptados.

 

 

 

 

El segundo OP del espectáculo, “99.9” de Mob Choir, se presenta en tres secciones: la primera es una visualización en 3D de Mob y Reigen, ahora lo suficientemente familiar para la audiencia como para representar una especie de visualización plástica y juguetona que encaja en el estado de ánimo del espectáculo sin parecer kitsch.

 

El segundo se mueve a través del elenco en constante expansión, mientras que el tercero es quizás el estereotipo en el que pensamos cuando escuchamos la frase "anime OP": un grupo de personas saltando y peleando. Sin embargo, con el enfoque de Mob en el diseño de personajes distintivos, nunca perdemos su encanto específico en la exageración de sus secuencias de acción sin aliento.

 

 

 

 

El segundo ED de la serie, ambientado en "Memosepia" de Sanjou no Hana, retrata a Mob en pseudo-chibi-stye con una cabeza descomunal y un cuerpo pequeño. Esto va más allá de la comprensión de la pura ternura, ya que las proporciones de los cuerpos de Mob y los otros personajes disfrutan de su inocencia infantil. Más específicamente, echa un vistazo a la calma tranquila y entrañable de Mob y las suaves relaciones entre él y el resto del elenco. Los dibujos del caleidoscopio casi sirven como pausas llamativas entre las imágenes de tranquilidad al estilo de un libro de cuentos.

 

En este punto, queda claro que, así como el anime Mob Psycho 100 detalla de manera fluida y efectiva algunas de las imágenes más simples del manga, los OP y ED lo vuelven a traducir a través de diferentes estilos de arte mientras mantienen su núcleo. Es un testimonio de las capacidades de la serie que podemos verla de muchas maneras y todo se siente natural.

 

 

 

“1” de Mob Choir es el OP de la tercera temporada de Mob Psycho 100 y se duplica tanto en nuestra intimidad con la serie y sus personajes como en nuestro conocimiento de los detalles de la misma. Nuestro ejemplo favorito de esto es el montaje y el collage de los movimientos de las manos, cosas que han aparecido en la serie, desde los Espers usando sus asombrosos poderes hasta las divertidas y enérgicas técnicas de Reigen. El OP concluye con clips memorables del pasado del anime para formar el título del programa, una adición adecuada considerando cuánto se orienta la temporada 3 en torno a la resolución.

 

 

Finalmente, tenemos el tercer ED, configurado en "Cobalt" por Mob Choir, uno que se siente como la respuesta de Mob al primer ED centrado en Reigen. Sin embargo, este reemplaza la domesticidad de Reigen con una sensación soñadora de asombro, un sentimiento que se aplica a la juventud de Mob y cómo su personaje ha cambiado a lo largo del programa. Al final, las configuraciones de negro, blanco y gris se han imbuido de un color completo y vibrante, otra indicación de la evolución de Mob.

 

 

 

 

En general, si bien apenas ha habido más de un puñado de OP y ED de Mob Psycho 100 para ver y disfrutar, todos dicen algo reflexivo sobre la serie en sí y no hay uno olvidable entre ellos. Al hacer más que proporcionar una función de banda sonora obligatoria, las opciones y estilos de animación comprenden cuán apegados se han vuelto los fanáticos a la historia de Mob y Reigen y cuán madura está esa historia para la extrapolación artística. Funcionan como una forma diferente de contar la misma historia, llevando el entorno y los personajes a sus extremos reconocibles o reduciéndolos a su forma más amable.

 

 


 

 

 

Texto original de Daniel Dockery, Senior Staff Writer en Crunchyroll News para EUA.
Traducción al español por Julio Vélez.

 

0 comentarios (comenta tú también, haz click aquí):

Publicar un comentario